Ir al contenido principal

ADOREMOS - 01 - La Celebración como práctica de la iglesia de Jesús




Éxodo 15:1-21; Juan 4:23-24

Durante mucho tiempo la Iglesia cristiana evangélica ha manejado términos en la adoración de manera confusa; por ejemplo: el término “Alabanza” y el término “Adoración”.    La adoración es una fiesta donde le expresamos a Dios cuanto le amamos, que Él es el papá más grande del universo (Salmo 145:3) y el más maravilloso; se lo decimos por medio de expresiones, hasta sumergirnos en un abrazo con Él, donde nuestro Padre celestial nos abraza también y nos dice que nos ama.  El Salmo 100 lo expresa claramente.  La adoración es otra cosa, es presentarnos ante Dios con reverencia, con un corazón recto, o sea, con honestidad y transparencia.  La adoración es un todo, es el estilo de vida de un verdadero cristiano, de un hijo de Dios.  La alabanza esta contenida en la Adoración y nunca, al contrario.  Para alabar hay que ser un adorador y estar adorando al Padre de nuestro Señor Jesucristo.   Dios está buscando Verdaderos Adoradores.  Pero se acerca la hora, y ha llegado ya, en que los verdaderos adoradores rendirán culto al Padre en espíritu y en verdad, porque así quiere el Padre que sean los que le adoren.  Dios es espíritu, y quienes lo adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.” (Juan 4:2

Cuando somos atraídos por Dios y el Espíritu Santo nos cambia, entonces nuestro “estilo de Vida” sufre una crisis, tal es que ahora solo vivimos para Adorar a Dios, trabajando, estudiando, comiendo, educando a nuestra familia y sobre todo SIRVIENDO a Dios en todo momento y como comunidad de Cristo, ser movido a alabarle en medio de la celebración. Celebremos juntos por siempre a Cristo

La participación en la celebración (Exo. 15:1-8)

Un Canto de Liberación:  La liberación para Israel fue un momento que marcó la vida de ese pueblo, ellos volvieron a nacer y de allí que se dispusieron a Adorar al Dios que los había liberado, Jehová. Esto dice que, para adorar a Dios, primero debe el ser humano ser salvo de su pecado, de su condenación eterna.   Jesús lo dijo a la mujer samaritana y lo leemos en Juan 4:23-24; allí Dios nos presenta un cuadro precioso:
  • Es ya el momento de adorar al Padre 
  • Sólo por medio de aquellos que el salvó, los llama “Adoradores” o sea a nosotros, porque el Padre es quien los busca, no es el hombre por propia iniciativa, esa es prerrogativa de Dios.  
  • La adoración es espiritual y veráz
Son los que el Espíritu Santo ha tocado, los salvados por el sacrificio de Jesús.            
En el Antiguo Testamento vemos a todo el pueblo de Dios participando en la adoración (Exo. 15:1-21).  El pueblo participó en su totalidad:   
  • Moisés y los israelitas (1), 
  • Todas las mujeres seguían a Miriam (21),
 Hoy Dios nos convoca como pueblo a adorarle.   Si el pueblo de Israel no hubiese tomado en serio la convocatoria de Moisés a adorar ese día a Jehová, es porque no sentían, ni la necesidad ni la obligación, por lo tanto, la actitud es importante en la vida del creyente, hay que adorar de manera permanente, la adoración debe ser tomada como “Conducta” y no como obligación.  Esto es en parte “en espíritu y en verdad”. Todo comienza con un canto de liberación que entona el pueblo de Dios con Moisés, no era un canto cualquier dirigido a cualquier dios, ídolo o ser humano alguno (hombre o mujer), es un canto en honor al Padre de Jesucristo.

La Acción de Gracias en la celebración. (Sal. 100:4)

Aquí está la pauta de cómo entrar en la adoración:   Cuando leemos el canto de Moisés en Exo. 15:1-20 y el de Miriam de 21-26, no se menciona la palabra o una frase que diga “gracias” o “gracias Dios” o algo parecido, pero es que todo el canto expresa la alegría y el gozo de un pueblo agradecido.  Al terminar el día dice la Palabra que ellos descansaron en Elim donde había manantiales de agua; esto me trae a la memoria los que dice la Biblia en Santiago 3:11-12 “¿Echa alguna fuente por una misma abertura agua dulce y amarga? Hermanos míos, ¿puede la higuera producir aceitunas, o la vid higos? Así ninguna fuente puede hacer agua salada y dulce”, un adorador hallado por el Padre no es una fuente de donde salen aguas dulces y aguas amargas, no es posible, las aguas dulces es la representación de una adoración de un cristiano agradecido y las amargas de uno desagradecido.

La Adoración es por agradecimiento a Dios

La ingratitud a Dios.  Para enfocar lo que es la gratitud a Dios, primero tenemos que ver lo que es la ingratitud.  Pablo nos advierte de que en este tiempo habría muchas personas ingratas (2Timoteo 3:1, 2).  La ingratitud es una actitud egoísta que vive la mayoría de la gente, cuales son las características de la gente ingrata:
  • Preocupación por sus propios intereses, necesidades y angustias propias, no lo hacen sino por si mismos y nunca hacia los deseas.
  • Toman una posición ante los demás como si la sociedad les debe algo. Y en vez de dar gracias cuando algo le dan, dicen “ya era hora” 
  • No viven nunca contentos con lo que tienen y esperan siempre tener más.  Los que viven así deberían leer en la Palabra de Dios en:  
    • Hebreos 13:5 “Manténganse libres del amor al dinero, y conténtense con lo que tienen, porque Dios ha dicho: «Nunca te dejaré; jamás te abandonaré.
    • 1 Timoteo 6:8 ”Así que, si tenemos ropa y comida, contentémonos con eso.”  
    • Sal. 103.2 “No olvides ninguno de sus beneficios. 
En Santiago 1:17 dice que “Todo don perfecto y toda dádiva viene de Dios” (Sant.1:17). Pastor enseña a la iglesia local que tienes bajo tu responsabilidad que estén contentos, Dios siempre estará con su pueblo, en las buenas tanto como en las malas, que no codicien, eso es ingratitud. 

El Agradecimiento a Dios.  El agradecimiento es una ofrenda a Dios. Acerquemos a Dios en primer lugar para pedir perdón por nuestros pecados, pero no es menos importante es el estar agradecidos por lo mucho o poco.  No estemos siempre pidiendo, demos gracias por lo que viene de Dios y lo que no tenemos todavía. ¿Qué y cómo es la expresión del agradecimiento?
  • Los hebreos expresaban su agradecimiento ofreciendo sacrificio de paz Lev. 7:11-12; 22:29; Sal. 50:14; 107:22; 116:17; Amos 4:5; Jonás 2:9). 
  • La palabra que se usa en hebreo para “Acción de Gracias” es towdah que se traduce al como “alabanza”. 
  • Para el creyente en Jesucristo, lo mismo que para el judío, el “dar un sacrificio” no debe implicar que es algo pesado, fastidioso o molesto, todo lo contrario, debe ser un motivo de gozo, de fiesta, de alegría. 
  • Dar gracias, no es solo de palabras, también se debe expresar con hechos que denoten tu sacrificio de agradecimiento… Cuando otros no están recibiendo nada, no es porque están siendo castigados por Dios, pues Él espera que el hermano que está en abundancia, ayude al que padece necesidad “Hermanos míos, ¿de qué le sirve a uno alegar que tiene fe, si no tiene obras? ¿Acaso podrá salvarlo esa fe? Supongamos que un hermano o una hermana no tienen con qué vestirse y carecen del alimento diario, y uno de ustedes les dice: «Que les vaya bien; abríguense y coman hasta saciarse», pero no les da lo necesario para el cuerpo. ¿De qué servirá eso?” (Santiago 2:14-16)
Como cristianos siempre estamos en la presencia de Dios, somos templo del Espíritu Santo por lo tanto debemos vivir continuamente como dice el salmista en el Salmo 100: “Entrad por sus puertas con acción de gracias”. 

La alabanza en la celebración. (Mateo 21:16)

La alabanza es una expresión de gratitud sincera y acción de gracias, como ya se dijo en el punto anterior, a Dios por todo lo que El ha hecho por nosotros.  Está en la Biblia, Salmo 103:2, "Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios".
La alabanza es una expresión física y vocal de nuestro sincero aprecio por Dios debido a todas las maravillosas bendiciones que nos ha dado:
  • La alabanza es una ofrenda espiritual.  Está en la Biblia, Hebreos 13:15, "Así que, ofrezcamos siempre a Dios, por medio de él, sacrificio de alabanza, es decir, fruto de labios que confiesan su nombre". 
  • La alabanza es agradecimiento a Dios por sus dones preciosos. Está en la Biblia, Salmo 103:2, "Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios".
El centro de la alabanza es Dios

  • Alabamos a Dios porque él es poderoso "Engrandécete, Oh Jehová, en tu poder; cantaremos y alabaremos tu poderío" (, Salmo 21:13). 
  • Alabamos a Dios, aunque nuestros corazones estén quebrantados "Bendeciré a Jehová en todo tiempo; su alabanza estará de continuo en mi boca. En Jehová se gloriará mi alma; lo oirán los mansos, y se alegrarán. engrandeced a Jehová conmigo, y exaltemos a una su nombre" (Salmo 34:1-3). 
  • Alabamos a Dios cada instante “Así cantaré tu nombre para siempre, pagando mis votos cada día" (Salmo 61:8). 
  • Alabamos a Dios porque él cambia la tristeza en felicidad "Has cambiado mi lamento en baile; desataste mi cilicio, y me ceñiste de alegría. Por tanto, a ti cantaré, gloria mía, y no estaré callado. Jehová Dios mío, te alabaré para siempre" (Salmo 30:11-12). 
  • Alabamos a Dios por su bondad amorosa. "Alaben la misericordia de Jehová, y sus maravillas para con los hijos de los hombres. Porque sacia el alma menesterosa, y llena de bien al alma hambrienta" (Salmo 107:8-9).

¿Quién Alaba a Dios?

¡La alabanza a Dios, que es ofrecida particularmente por Sus hijos como una expresión libre de sus corazones agradecidos!  Ahora bien, la Biblia dice que será algún día ofrecida por toda la humanidad. La Biblia dice que cuando Jesucristo regrese, toda la humanidad le alabará y lo reconocerá como Señor. Él es Rey de toda la tierra.  Filipenses 2:9-11 nos dice que Su nombre representa Su ser, describiendo quién es Él, “Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; y toda lengua confiese que Jesucristo es el Señor, para gloria de Dios Padre.”
Los niños deben alabar a Dios (Salmo 78:4). La naturaleza alaba a Dios (Salmos 148:7-10). El cosmos (el sol, la luna y las estrellas le alaban) (Salmos 19:1 y 148:3).  Los ángeles le alaban (Salmos 148:2).

Pastor, líder, en tu iglesia ¿se alaba a Dios?. Pastor ¿eres ejemplo de alabanza a Dios en tu congregación? En verdad ¿tú alabas el nombre del Señor? En verdad ¿tú lo alabas en toda Su majestad? En verdad ¿tu alabas a Dios y le agradeces por todas las maravillosas cosas que Él hace en ti? Enseña a los fieles en la iglesia que pastoreas o donde lideras, a alabar a Dios por sus vidas, por su salud, por sus hijos, por sus padres, por sus bienes, por sus trabajos, por todo lo que se tiene y aun no se tiene, por lo que son y lo que valen para el SEÑOR.
Hay que alabar a Dios por todas estas cosas, pero recordando siempre que la preeminencia, el privilegio, la gracia en tu vida, en todas las áreas de tu vida y la de ellos, en todo lo que son y en todo lo que tienen, ese único y primer lugar, SOLO lo tiene Jesús, entonces si es así, ¡Alábale!

Comenzando el camino

Esto es solo el comienzo, para poder entender la participación que tú y tu iglesia tienen como Adorador, y la base que hemos usado es la Celebración.  Hablamos de tu participación, la gratitud y la ingratitud como una manifestación de agrado o desagrado a Dios, y de la alabanza en si; pero cada una de esas, son solo la introducción al tema que nos ocupa ahora: ADORADORES, las próximas cuatro entregas aprenderemos mucho más de Adoración y Alabanza y de nuestra participación también en el cielo.



Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Navidad según Juan (Juan 1:1-14)

  Juan 1:1-14   Mateo y Lucas escribieron acerca de los sucesos que rodearon el advenimiento del Mesías, antes, durante y después de nacer. Pero Marcos comienza sus escritos narrando el inicio del ministerio de Jesucristo, él escribe sobre Juan el Bautista con su mensaje y el bautismo de Cristo.   Juan inicia en su evangelio, en los primeros 14 versículos escribe el cuadro completo del plan de Dios para salvar a la humanidad de su pecado.   Juan destaca en esos versículos la eternidad y divinidad de Cristo, la visión de Dios al enviar a Su Hijo, y la misión de Cristo, el Hijo de Dios.   Falta una semana para la navidad, fecha donde supuestamente pensamos que Jesús nació; pero indiferentemente a eso lo más importante es analizar el porque de la navidad en el plan de Dios con el hombre y la mujer.     Hay aspectos relevantes que deben tomarse en cuenta para responder a la pregunta que la mayoría del hombre común se hace en relación a este hecho: ¿ Por

DIOS EN ESENCIA - Filipenses 2:13 -

Trataré aquí sobre los atributos y la naturaleza del Creador que están contenido en Filipenses 2:13, y basado en ese texto, hagamos una pregunta ¿Cómo es la Esencia de Dios que mora en mi vida?.    Dios ejerce en cada uno de sus hijos la acción de madurarlos desde su conversión en el primer día, hasta la plenitud del día de Jesucristo (Fil. 1:5, 6 “ 5 …por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; ), con este pasaje Pablo está instándonos a tener confianza, ya que Dios por medio del Espíritu Santo nos hace madurar paso a paso hasta el final. Ahora con Filipenses 2:13: “… porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” , retoma la idea, y ahora se trata de una acción de Dios en el creyente, que es: 1.      en primer lugar , la convicción de la salvación, que viene del escuchar la Pal

La Iglesia en Su Regreso Apoc. 21:1-3

Para introducir este artículo quiero refrescar lo que vio el apóstol Juan en Patmos, cuando Jesús le revelaba la profecía apocalíptica; es en el capitulo 21 versículos 1 al 3 del libro de Apocalipsis o Revelación. Juan, el apóstol, narra su visión en Apocalipsis 19:6-7 diciendo: “ …oí una voz que parecía el rumor de una gran multitud, o el estruendo de muchas aguas, o el resonar de poderosos truenos, y decía: «¡Aleluya! ¡Reina ya el Señor, nuestro Dios Todopoderoso! ¡Regocijémonos y alegrémonos y démosle gloria! ¡Ha llegado el momento de las bodas del Cordero! Ya su esposa se ha preparado ”, También dice Juan que vio un cielo nuevo y una tierra nueva, pues ya el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar. Juan dice que vio también la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo donde vive Dios. El en esta visión observó que la ciudad parecía una novia vestida para su boda, lista para encontrarse con su novio. Y también oyó el apóstol