Ir al contenido principal

LA IGLESIA - 03.- La Iglesia Aparente





 "Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.” Apocalipsis 3:1

Jesús está vivo, y Él quiere que sus iglesias vibren, sean activas y estén ocupadas capacitando centros para nuevos discípulos.

Continuamos en el tema que nos atañe “el fortalecimiento de la iglesia”.  En el artículo anterior finalizamos diciendo que ¡Jesús está presente! En su iglesia, que no podemos ser incapaces como los discípulos como cuando se les presentó la oportunidad de demostrar su confianza en Dios, aun cuando su líder no estaba corporalmente presente (Mateo 17:14-20).   Pastor, Jesús hoy está presente entre nosotros por medio de su Espíritu Santo[1], por esto, no dudes y manos a la obra.  Ahora nos servimos de la Biblia mediante el ejemplo de una iglesia local que aparentaba serlo; me refiero a Sardis.  Esta iglesia estaba una ciudad prospera y muy segura, una de las más grandes en el mundo.  Unos seiscientos años antes de Jesús, la ciudad de Sardis fue gobernada por el fabulosamente adinerado rey Creso. Por ser militarmente segura y próspera, sus habitantes amaban los lujos, el dinero y la inmoralidad, por lo cual la gente estaba muerta espiritualmente.   Sin embargo, dos veces la ciudad fue militarmente atacada, una vez por los persas bajo Ciro.  Alguno de sus enemigos descubrió un camino secreto, y por allí, entraron los ejércitos persas y atacaron”.  Confiaban en sus propias fuerzas, abandonaban sus torres de vigilancia, el enemigo aprovechó esta debilidad y entró a través de sus propias puertas; por eso Jesús le dice “se vigilante”. 

La iglesia de Sardis estaba engañada por sí misma. Jesús no tiene nada bueno que decir sobre esta congregación. La iglesia en Sardis no tenía vida.   La humanidad sin Cristo, vive como Sardis, en un vacío espiritual, no hay nada que la raza humana pueda hacer para invertir el curso de la muerte.  El mundo es un gran cementerio, sin vida, pero con una gran esperanza porque con Dios todas las cosas son posibles. El poder de la resurrección de Jesús sólo puede funcionar en un cementerio. Jesús todavía reconocía esta iglesia como suya, y él podía traerla de vuelta a la vida y a la gloria si estas personas oían y atesoraban este mensaje.  Dice un refrán “donde hay vida, hay esperanza.” Yo les digo “donde Jesús esté hay esperanza, sin importar cuáles sean las circunstancias.” Aún la muerte, nuestro mayor enemigo, es conquistado por nuestra fe en Cristo. Jesús da vida únicamente a quienes estén muertos en sus delitos y pecados.  ¡pasto anota esto: ¡Hay vida en Jesús! 

¿Cuál es la evaluación que Cristo ha ce a esta iglesia? (Apocalipsis 3:1) “Escribe al ángel de la iglesia en Sardis: El que tiene los siete espíritus de Dios, y las siete estrellas, dice esto: Yo conozco tus obras, que tienes nombre de que vives, y estás muerto.”   Jesús se llamó a sí mismo el Único que tiene los siete espíritus de Dios.  Sólo hay un Espíritu Santo, pero el número siete enfatiza la plenitud del Espíritu en Cristo. No hay división en la Trinidad. En todos los asuntos el Espíritu Santo es una armonía completa con el Padre y el Hijo. El Espíritu Santo jamás no nos dirige nunca en contra de la Palabra de Dios, de la enseñanza de Jesús.  Este es un símbolo de la perfección de Dios.   

El símbolo de las siete estrellas es el control absoluto de todas sus iglesias. Jesús es la Cabeza de la iglesia, Jesús determina como se hacen todas estas cosas. Ningún miembro de ninguna iglesia tiene capacidad para dirigir el sólo la grey. La gente en Sardis había olvidado esta verdad y había usurpado la autoridad que le pertenecía a Jesús.   

Jesús señaló que los cristianos en Sardis eran creyentes de apariencia. Tenían la apariencia de que profesaban la fe en Cristo. Se veían a sí mismos como creyentes, pero en realidad no poseían vida espiritual.  Esto puede suceder fácilmente en cualquier iglesia, ninguna está exenta.
- Es difícil decirlo, y tal vez es más difícil creerlo, pero hay “cristianos” en las iglesias que pueden catalogar de muy bellas las palabras del Evangelio, decir todas las palabras correctas, aprender de memoria pasajes completos de la Biblia, pero puede que aún no tengan la vida espiritual, la salvación en sus corazones.
- Pueden aparentar estar vivos, pero en realidad están muertos.
- Hay que asistir a la iglesia, al servicio dominical, a los grupos pequeños, a todas las actividades, eso es correcto.  Pero no convertir ese respaldo en una adicción que la aleja del verdadero discipulado bíblico.
- Debemos buscar la felicidad, pero junto a ello llevar la cruz, procurar un compromiso para cambiar de estilo de vida y así disfrutar la felicidad del crecimiento espiritual, dice el SEÑOR en Mateo 16:24: “Si alguno quiere seguirme, niéguese a sí mismo, tome su cruz, y sígame.” (RVC)
No obstante Jesús nunca va a rechazarnos, Él no rechazó a Sardis, somos su iglesia. Jesús inmediatamente le dijo a su iglesia lo que hacía falta y le ofreció una manera para recuperarse y se reveló a sí mismo como SEÑOR, tanto de la muerte como también de los vivos.

El SEÑOR exhortó a la iglesia en Sardis con estas palabras: NVI = Mantente vigilante y afirma todo aquello que está a punto de morir, pues he encontrado que tus obras no son perfectas ante mi Dios. Haz memoria de lo que has recibido y oído, y ponlo en práctica y arrepiéntete. Si no te mantienes vigilante, cuando menos lo esperes vendré sobre ti como un ladrón“ (Apocalipsis 3:2, 3 RVC).   Esta iglesia necesitaba despertarse y darse cuenta de su situación.   Dejar de pretender que su reputación era una realidad. No importa lo que otros piensen de nosotros, sólo la opinión de Jesús es importante en el juicio. En ese mensaje Jesús les dice:  Fortalezcan las cosas que quedan.  Las obras de esa iglesia dejaban mucho que desear y Jesús lo sabía, ¡Pastor!  ¿qué es lo que Él no sabe o lo que no puede ver? ¡Él todo lo ve, lo sabe, lo observa.!  Él conoce y cuenta cada cabello de nuestras cabezas y nuestros pensamientos no le son ocultos, cada mirada, cada acción, cada secreto, cada palabra que sale de nuestra boca, nada, nada le es oculto. Él te dice “YO CONOZCO TUS OBRAS”

Puede que las acciones de la iglesia de Sardis fueran correctas, pero sus motivos eran errados. Los miembros de la iglesia estaban demasiado preocupados por impresionar a la gente.  Estaban tratando de realzar su reputación como si lo que otros pensaran de ellos al final vendría a ser la realidad espiritual en la vida en su iglesia. Es igual con nosotros analicemos nuestros motivos y corrijámoslos. Recordemos que Él sabe si estamos sirviendo o no. Él sabe si estamos sirviéndole porque otros nos están viendo o porque realmente tenemos el deseo de agradarle. Analicemos nuestro motivo de servicio en la iglesia. Pastor, líder, si Jesús ha salvado tu vida del pecado y puesto la eternidad en tu corazón, tienes todo el motivo para servirle para siempre. Si Él no es tu Salvador personal, entonces cualquier otro motivo que tu tengas al final se desvanecerá, y tu dejarás lo que estés haciendo por el Señor.

Otra cosa muy importante es que Jesús les dijo que recordaran lo que habían recibido y oído. Claro, ellos habían oído el evangelio. Este mensaje dador de vida había sido predicado en Sardis. Por esto había una iglesia ahí. Jesús los instó a que recordaran que ellos también habían tenido contacto con el Espíritu Santo cuando oyeron el evangelio. La Palabra había llegado a ellos en el poder del Espíritu.  Así es hoy también, nada a cambiado, hay que arrepentirse, creer y seguir a Jesús, es la única forma. No es por herencia, No es por portarse bien, si fuese así, ¿quién sería merecedor de la salvación? No es por actitudes o acciones. Es por el Espíritu Santo, quien convence de que somos pecadores irremediablemente perdidos, pero ¡EL SACRIFICIO VICARIO DE CRISTO EN LA CRUZ! es el ÚNICO CAMINO.

Creer significa entregarnos totalmente en la gracia de Dios a través de Jesucristo. Debemos recibirle personalmente en nuestros corazones. Juan 1:12 “Mas a todos los que le recibieron, a los que creen en su nombre, les dio potestad de ser hechos hijos de Dios;” Tu bien sabes pastor, que la fe viene por el oír y el oír la Palabra de Dios. (Rom. 10:17 RVC) “Así que la fe proviene del oír, y el oír proviene de la palabra de Dios..”

Jesús es el centro de todo.  Es donde se conjuga la Gloria de Dios, y Él le da a Sardis y a nosotros una impresionante revelación “…caeré sobre ti como un ladrón…” Jesús volverá pronto físicamente. Él que es el principio y el fin volverá. Sardis había perdido la expectativa de su venida. Vivían para su propia gloria, todo lo opuesto de lo que Dios espera de su pueblo. Olvidemos el pasado para proseguir a la meta del supremo llamamiento en Cristo. Dice san Pablo: “Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo alcanzado ya; pero una cosa sí hago: me olvido ciertamente de lo que ha quedado atrás, y me extiendo hacia lo que está adelante; 14 ¡prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús!” (Filipenses 3:13-14 RVC). ¡Pastor! Jesús vendrá otra vez, y Él vendrá a muchos como ladrón en la noche.  No avisará, solo el Padre sabe cuándo será. La gente estará tan ensimismada en sus cosas, en sus pecados, en su lujuria que no se percatarán de que está pasando.  Jesús manda a la iglesia local que vele, este sobria y se mantenga alerta. Ésta era la necesidad en Sardis.   Esta es nuestra necesidad hoy.

Ya evaluamos la iglesia y escuchamos la exhortación de Jesús para ella, ahora el Maestro de Galilea anima a sus hijos, a los verdaderos cristianos afirmándoles lo siguiente: “Pero cuentas en Sardis con unos cuantos que no han manchado sus vestiduras; ellos son dignos de andar conmigo vestidos de blanco.  El que salga vencedor será vestido de blanco, y jamás borraré su nombre del libro de la vida, sino que lo reconoceré delante de mi Padre y de sus ángeles. El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias” (Apocalipsis 3:4-6 RVC).  ¡QUE ALEGRÍA! todos en Sardis no estaban espiritualmente muertos (y es así en el día de hoy en las iglesias locales). Había fieles, quienes no habían hecho una falsa profesión, ni tampoco se habían dormido en su servicio a Jesús.  Las vestiduras en la Biblia se usan como símbolo de redención (Isaías. 1:18) “El Señor dice: Vengan ahora, y pongamos las cosas en claro. Si sus pecados son como la grana, se pondrán blancos como la nieve. Si son rojos como el carmesí, se pondrán blancos como la lana”. Estas personas no eran dignas porque se hubieran comportado apropiadamente, ¡ERAN DIGNAS PORQUE JESÚS LAS HABÍA LIMPIADO DE SUS PECADOS Y LES HABÍA CONFERIDO SU PROPIA JUSTICIA!   
- Lo que nuestras obras jamás pueden ganar, Jesús gratuitamente nos lo da cuando venimos a Él.
- El Señor prometió tres cosas maravillosas a los vencedores.   
o    Primero, serían vestidos de blanco. Esto simboliza la justicia de Jesús. Todos nuestros pecados están cubiertos con la sangre de Jesús.
o    Segundo Jesús prometió que no borraría sus nombres del libro de la vida. Esto no sugiere que de alguna manera quienes son verdaderamente salvos podrían perderse y tener la necesidad de volverse a salvar.   Esto se refiere a aquellos que supuestamente son salvos, pero no muestran frutos de arrepentimiento, y para aquellos que guardan la apariencia de cristianos, centrándose sin ninguna humildad en sus hechos y no en Aquel que es el Camino. 
o    Tercero.  Jesús declara claramente que Él confesará al Padre y a los ángeles en el cielo a quienes creen verdaderamente en Él. “sino que lo reconoceré delante de mi Padre y de sus ángeles.            
En el juicio el relato de nuestras vidas será exhibido públicamente.  Allí Jesús nos declarará que le pertenecemos y eso será suficiente: “Vi también un gran trono blanco, y al que estaba sentado en él. De su presencia huyeron la tierra y el cielo, y no se volvió a hallar su lugar. Vi entonces de pie, ante Dios, a los muertos, grandes y pequeños. Unos libros fueron abiertos, y después otro más, que es el libro de la vida. Los muertos fueron juzgados conforme a sus obras y conforme a lo que estaba anotado en los libros. 13 El mar entregó los muertos que yacían en él; también la muerte y el Hades entregaron los muertos que yacían con ellos, y cada uno fue juzgado conforme a sus obras.  Luego la muerte y el Hades fueron lanzados al lago de fuego. Ésta es la muerte segunda. Todos los que no tenían su nombre registrado en el libro de la vida fueron lanzados al lago de fuego. (Apocalipsis 20:11-15 RVC).   

Pastores y líderes de la iglesia que solo a Cristo pertenece, esto es sólo provechoso para quienes escuchen la voz del SEÑOR “El que tenga oídos, que oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”.  Podemos estar en presencia de una predicación hermosa y jamás oír realmente lo que se ha dicho.
Pastor, la Biblia es provechosa para nosotros en todo sentido, pero tenemos que escucharla bien y atesorarla en nuestro corazón. La asistencia a la iglesia es grandiosa, pero no salvará el alma de nadie. La membresía de la iglesia es valiosa, pero es una farsa si ese “miembro” no es salvo.  Vivir una vida buena y moral es elogiable bajo cualquier circunstancia, pero hacer eso no salva su alma de ninguno. Ser bautizado es una imitación de las acciones de Jesús, pero llega a ser un ritual hueco y sin significado a menos que el candidato al bautismo se convierta a Cristo antes. Somos salvos cuando nos arrepentimos de nuestros pecados, de nuestra dependencia en nosotros mismos, de nuestra forma de pensar y ver hacia Cristo, hacia su sacrificio y entregar a Él nuestra vidas aceptando y reconociendo que Él es el único -lee bien pastor- ¡el único que nos da la salvación! “En ningún otro hay salvación, porque no se ha dado a la humanidad ningún otro nombre bajo el cielo mediante el cual podamos alcanzar la salvación." (Hechos 4:12 RVC). Cuando hacemos eso, la vida del Espíritu Santo se nos confiere a nuestras almas.  Esto era lo que necesitaba la iglesia de Sardis, y es lo que toda persona perdida aún necesita, sea que su nombre esté en una lista de la iglesia, o no.
La iglesia local está llamada a Compartir la Palabra. A demostrar con sus acciones la obediencia a la Palabra. También está llamada a enseñar la Palabra por medio del discipulado y los ministerios que dirigen a ello. Pero algo muy importante para poder alcanzar al mundo, a la comunidad que nos rodea, a la gente desesperada y olvidada la iglesia local está llamada a servir al mundo. Pastor prepara a la iglesia local que Dios entregó como la mayor responsabilidad de tu vida y de la historia, a Predicar la Palabra, testificar por a Palabra, enseñará otros la Palabra y a servir con la Palabra y estoy convencido y tu también que el SEÑOR les reconocerá delante de su Padre y de sus ángeles.

Rev. Eduardo Torres


[1] El Consolador: Juan 14:26; 15:26

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Navidad según Juan (Juan 1:1-14)

  Juan 1:1-14   Mateo y Lucas escribieron acerca de los sucesos que rodearon el advenimiento del Mesías, antes, durante y después de nacer. Pero Marcos comienza sus escritos narrando el inicio del ministerio de Jesucristo, él escribe sobre Juan el Bautista con su mensaje y el bautismo de Cristo.   Juan inicia en su evangelio, en los primeros 14 versículos escribe el cuadro completo del plan de Dios para salvar a la humanidad de su pecado.   Juan destaca en esos versículos la eternidad y divinidad de Cristo, la visión de Dios al enviar a Su Hijo, y la misión de Cristo, el Hijo de Dios.   Falta una semana para la navidad, fecha donde supuestamente pensamos que Jesús nació; pero indiferentemente a eso lo más importante es analizar el porque de la navidad en el plan de Dios con el hombre y la mujer.     Hay aspectos relevantes que deben tomarse en cuenta para responder a la pregunta que la mayoría del hombre común se hace en relación a este hecho: ¿ Por

DIOS EN ESENCIA - Filipenses 2:13 -

Trataré aquí sobre los atributos y la naturaleza del Creador que están contenido en Filipenses 2:13, y basado en ese texto, hagamos una pregunta ¿Cómo es la Esencia de Dios que mora en mi vida?.    Dios ejerce en cada uno de sus hijos la acción de madurarlos desde su conversión en el primer día, hasta la plenitud del día de Jesucristo (Fil. 1:5, 6 “ 5 …por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; ), con este pasaje Pablo está instándonos a tener confianza, ya que Dios por medio del Espíritu Santo nos hace madurar paso a paso hasta el final. Ahora con Filipenses 2:13: “… porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” , retoma la idea, y ahora se trata de una acción de Dios en el creyente, que es: 1.      en primer lugar , la convicción de la salvación, que viene del escuchar la Pal

La Iglesia en Su Regreso Apoc. 21:1-3

Para introducir este artículo quiero refrescar lo que vio el apóstol Juan en Patmos, cuando Jesús le revelaba la profecía apocalíptica; es en el capitulo 21 versículos 1 al 3 del libro de Apocalipsis o Revelación. Juan, el apóstol, narra su visión en Apocalipsis 19:6-7 diciendo: “ …oí una voz que parecía el rumor de una gran multitud, o el estruendo de muchas aguas, o el resonar de poderosos truenos, y decía: «¡Aleluya! ¡Reina ya el Señor, nuestro Dios Todopoderoso! ¡Regocijémonos y alegrémonos y démosle gloria! ¡Ha llegado el momento de las bodas del Cordero! Ya su esposa se ha preparado ”, También dice Juan que vio un cielo nuevo y una tierra nueva, pues ya el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar. Juan dice que vio también la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo donde vive Dios. El en esta visión observó que la ciudad parecía una novia vestida para su boda, lista para encontrarse con su novio. Y también oyó el apóstol