Ir al contenido principal

“ASI DICE EL QUE ES EL PRINCIPIO Y EL FIN"

 


 

El Apocalipsis es una carta y este es su encabezamiento. Está dirigido a las 7 iglesias que están en Asia (v.11). El número 7 es el número perfecto porque representa la totalidad; por lo tanto, cuando Juan escribió a las 7 iglesias, estaba en realidad escribiendo a la iglesia en su totalidad. Dios había preparado a Juan para escribir un libro que bendijera al pueblo de los primeros siglos, así como al de otros momentos cumbres de la historia. En los dos versículos que estudiamos hoy, presenta las bendiciones que los cristianos reciben del Dios Trino. O sea, que tenemos bendiciones de Dios en abundancia.

 

Vivimos en un mundo en tinieblas, sumergido en una densa oscuridad por causa del pecado, la ambición, la vanidad, el deseo del poder, el amor al dinero, y todo aquello que lleva al hombre tras filosofías, religiones, sectas, ateísmo, brujería, satanismo, etc…. camino a un precipicio que es la tumba espiritual y el final en un vacío sin Dios.

 

Como bálsamo para el pueblo cristiano Dios envía su revelación.  Tal llega directamente del que inspira, y podemos decir que es el autor de ese libro de aliento y revelación, Jesucristo.  Juan escribe lo que el León de Judá le da para revelarlo a Su iglesia.

 

Un libro como Apocalipsis atrae por todo su contenido.  Hay que leerlo analíticamente y desde el principio, sin que falte nada.  Esta serie no trata de explicar el intrincado contenido de este precioso libro.   El propósito se encierra en meditar en las enseñanzas que tenemos en él.  En esta oportunidad nos interesa estudiar las cartas que Jesús envía a las iglesias; pero comenzaremos describiendo lo que se nos explica en el Cap. 1 del 1-8, y que tiene que ver con la introducción y el saludo, los cuales son de verdadera importancia.

 

Cometemos un error si ignoramos está introducción del libro de Apocalipsis. La introducción y el saludo son muy importantes – tanto para entender el libro como para vivir aquí en el mundo.

 

En los ocho primeros versículos podemos aprender tres cosas muy importantes que nos ayudan a tener visión en este mundo oscuro.

 

Necesitamos conocer cuáles son esas bendiciones que Dios nos da.

 

ANALICEMOS LAS BENDICIONES

 

La mayoría de nosotros estamos gozando mucho de parte del Señor que no nos damos cuenta de lo que hemos recibido. Necesitamos pensar en dos dones inmensos que nos menciona Juan:

 

Tenemos la bendición de la gracia (Apoc. 1: 4ª.): Gracia significa: todo el esplendor de los dones inmerecidos y del maravilloso amor de Dios hacia los hombres. El Señor es el Dios de toda gracia. Pablo menciona esta palabra unas 100 veces y Juan escribe sobre ella también en este libro. En la Biblia leemos de un joven llamado José. Cuando tenía como 17 años fue vendido por sus hermanos como esclavo. En Egipto permaneció 13 años sin tener contacto con su familia. El hambre llevó a sus hermanos hasta él. No lo reconocieron, pero él sí. Pudo haberlos castigado, pero los perdonó y los colocó en el mejor lugar en Egipto. Les mostró su favor y gracia, aunque no la merecían. Aunque nunca merecemos la bondad de Dios, El nos muestra Su gracia. Alabémosle por la bendición de Su gracia.  

 

Tenemos la bendición de la paz (Apoc. 1:4ª):   La paz es el restablecimiento de la armonía en las relaciones de Dios y los hombres. En tiempos del A.T. Salomón recibió un nombre que significa "paz" Su gobierno de 40 años fue una época de paz jamás vista en la nación hebrea. Sin embargo, ese tiempo de paz terminó apenas Salomón murió.  

Jesús da al cristiano la paz de Dios que tiene la fragancia y atmósfera de la eternidad a su alrededor. Los cristianos vivimos en un nuevo clima de paz (shalom) que Dios nos da. La paz es el legado espiritual del cristiano (Jn.14:27). Jesús pronunció estas palabras la noche anterior a Su crucifixión cuando el mundo parecía estar derrumbándose sobre El. Sin embargo, El tenía paz y la impartía a Sus seguidores. Podemos leer en la Biblia que Dios guarda en completa paz a Sus hijos (Is.26:3). Nosotros también disfrutamos de esa gracia y paz admirables.

 

MIREMOS AHORA LA FUENTE DE ESAS BENDICIONES DE GRACIA Y PAZ

 

¿Quién es el que nos bendice? Juan nos recuerda que Dios es la verdadera fuente de nuestras bendiciones espirituales.

 

El pasaje declara que las bendiciones vienen "del que es y que era y que ha de venir”.   Estos atributos se dan en el Nombre de Dios que se encuentra en Éxodo 3. El Señor se lo reveló a Moisés. Juan dice que las bendiciones vienen del eterno YO SOY, o sea, del Señor de hoy, ayer y mañana. Esto indica que Dios, nuestro Padre celestial, no ha tenido comienzo ni tendrá fin. Estas palabras declaran la eternidad de Dios.

Somos bendecidos por el Espíritu Santo:  Al usar la expresión los 7 espíritus de Dios, significa el Espíritu Santo en toda Su perfección. Es Su obra múltiple en todas las iglesias y en todos los creyentes, en todos los lugares (Isa.11:2). Aquí vemos que la obra del Espíritu es ilimitada. Está en todas partes. (Sal.139:7). También vemos que el poder del Espíritu es   ilimitado. El es poderoso para ayudarnos. Puede animarte, elevarte, fortalecerte y darte nuevas esperanzas y vida. Sólo tenemos que decirle que nos llene.

Somos bendecidos por Jesucristo (Apoc. 1:5):  Se le describe como testigo fiel. Ese es un título profético dado a Jesús en Is.55:4. El es testigo y es fiel. Su testimonio se mantiene en pie. Todo lo que enseñó es verdadero. Se le describe como el primogénito de los muertos: La palabra primogénito en griego (idioma usado para escribir Apocalipsis) es prototokos. Tiene dos significados:    -   Primogénito, que se refiere a la resurrección: Jesús triunfó sobre la muerte, no quedó en la tumba, y nosotros también triunfaremos. Como el primogénito es el Hijo que heredaba los bienes, el honor y el poder de su padre, también significa el que tiene honra o poder. Cuando Pablo se refiere a Jesús como el primogénito de toda la creación (Col.1:15), quiere decir que Jesús es el Señor de la creación entera; a El pertenece el primer lugar en el honor y la gloria. Jesús es el Señor de los muertos del mismo modo como es el Señor de los vivos.    - Se le describe como el soberano de los reyes de la tierra:  El es quien está, sobre todo. Los césares querían ser dioses (y ese era uno de sus títulos). Pero Juan señala a Jesús como el único que merece ese título. Y llegará un día cuando todos dirán a coro (Fil.2:9-11).

 

Querido lector, presta atención a la siguiente anécdota: El ejecutivo de una gran panadería era muy devoto y creía que su deber era orar siempre a Dios para que le mostrara alguna necesidad. Su frase frecuente era "Oremos por eso". Sucedió que un día, cuando él bajó al sótano de la panadería, encontró una gran cantidad de harina lista para emplearla en el pan que se iba a elaborar, sacó su pañuelo, lo abrió, lo puso sobre el piso y se arrodilló para dar gracias a Dios por toda esa harina y por el pan que haría. Al levantarse él explicó que había muchas personas que no darían gracias a Dios por el pan que comían, y por lo tanto, él quiso dar gracias en lugar de ellos.

 

Algo que nos debe caracterizar como cristianos es la gratitud. Al ver todas las maravillas que Dios ha hecho, al conocer en Apocalipsis los atributos del SEÑOR, Su gloria y sus bendiciones y lo que Él hace en medio de nosotros y por nosotros, nuestro corazón debe llenarse de acciones de gracias y expresarlas al Señor que nos bendice, hagamos como el panadero, demos gracias aun por los que nunca las darán.

 

El Señor todopoderoso, el que vive y siempre ha vivido, y que está por llegar, dice:

«Yo soy el principio y el fin»

 

¡Miren!

¡Cristo viene en las nubes!

 

Todos lo verán venir,

aun los que lo mataron;

y todos los habitantes del mundo

llorarán por él.

Así sucederá. Amén.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Navidad según Juan (Juan 1:1-14)

  Juan 1:1-14   Mateo y Lucas escribieron acerca de los sucesos que rodearon el advenimiento del Mesías, antes, durante y después de nacer. Pero Marcos comienza sus escritos narrando el inicio del ministerio de Jesucristo, él escribe sobre Juan el Bautista con su mensaje y el bautismo de Cristo.   Juan inicia en su evangelio, en los primeros 14 versículos escribe el cuadro completo del plan de Dios para salvar a la humanidad de su pecado.   Juan destaca en esos versículos la eternidad y divinidad de Cristo, la visión de Dios al enviar a Su Hijo, y la misión de Cristo, el Hijo de Dios.   Falta una semana para la navidad, fecha donde supuestamente pensamos que Jesús nació; pero indiferentemente a eso lo más importante es analizar el porque de la navidad en el plan de Dios con el hombre y la mujer.     Hay aspectos relevantes que deben tomarse en cuenta para responder a la pregunta que la mayoría del hombre común se hace en relación a este hecho: ¿ Por

DIOS EN ESENCIA - Filipenses 2:13 -

Trataré aquí sobre los atributos y la naturaleza del Creador que están contenido en Filipenses 2:13, y basado en ese texto, hagamos una pregunta ¿Cómo es la Esencia de Dios que mora en mi vida?.    Dios ejerce en cada uno de sus hijos la acción de madurarlos desde su conversión en el primer día, hasta la plenitud del día de Jesucristo (Fil. 1:5, 6 “ 5 …por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; ), con este pasaje Pablo está instándonos a tener confianza, ya que Dios por medio del Espíritu Santo nos hace madurar paso a paso hasta el final. Ahora con Filipenses 2:13: “… porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” , retoma la idea, y ahora se trata de una acción de Dios en el creyente, que es: 1.      en primer lugar , la convicción de la salvación, que viene del escuchar la Pal

La Iglesia en Su Regreso Apoc. 21:1-3

Para introducir este artículo quiero refrescar lo que vio el apóstol Juan en Patmos, cuando Jesús le revelaba la profecía apocalíptica; es en el capitulo 21 versículos 1 al 3 del libro de Apocalipsis o Revelación. Juan, el apóstol, narra su visión en Apocalipsis 19:6-7 diciendo: “ …oí una voz que parecía el rumor de una gran multitud, o el estruendo de muchas aguas, o el resonar de poderosos truenos, y decía: «¡Aleluya! ¡Reina ya el Señor, nuestro Dios Todopoderoso! ¡Regocijémonos y alegrémonos y démosle gloria! ¡Ha llegado el momento de las bodas del Cordero! Ya su esposa se ha preparado ”, También dice Juan que vio un cielo nuevo y una tierra nueva, pues ya el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar. Juan dice que vio también la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo donde vive Dios. El en esta visión observó que la ciudad parecía una novia vestida para su boda, lista para encontrarse con su novio. Y también oyó el apóstol