Ir al contenido principal

ADOREMOS - 03 - La Expresión de la Alabanza - Salmo 150



 


Hay sueños que quedan frustrados en la vida, lo cual trae desconsuelo, tristeza y hasta dolor.  Un hombre, que en la historia antigua experimentó tal descontento, fue el rey David, por su pecado, Dios no le permitió construir el templo donde se reuniría el pueblo para adorar al que vive por siempre. No obstante, podemos leer en el libro primero de Crónicas capítulo 16, versículos 8-36, que David tuvo la oportunidad de instruir al coro que elevaría alabanzas al todopoderoso.

Israel, como pueblo, unifico la música con la fe. Así los hebreos expresaron a Dios su sentir como hijos del Gran Rey.  No importaron los embates del enemigo en guerras y situaciones difíciles, los judíos celebraron aun después de estar desesperados y abatidos. Una prueba de ello fue desde el momento en que perdieron el Arca De la Alianza; gran tristeza los trastornó, pero cuando recuperan tan gran tesoro en un cruento enfrentamiento de David con los filisteos, donde se derrotó a esos enemigos de Israel, se recuperó el Arca y hubo gran celebración.

La adoración a Dios, las alabanzas, son parte vital para el pueblo del SEÑOR y aunque aquella música del pasado se perdió en el tiempo, el poder de la alabanza, la adoración a Dios y la proclamación del Rey que viene, continúan hoy porque es prerrogativa del Espíritu Santo y no de hombres.

La alabanza en medio de nuestra adoración es y debe ser un mensaje bíblico para proclamar las verdades de Aquel que no arrebató de las tinieblas del pecado y no traslado eternamente a Su reino poderoso. Tales alabanzas deben hablar de la majestad de Dios, de su gloria, de su bondad, de su amor, de su gracia, de su grandeza y poder.  Nuestra adoración se llena de autoridad cuando alabamos al que guía a Su pueblo en Su palabra, le protege y le cuida.

Yo pienso que no hemos perdido esos principios, al contrario los hemos afianzado y orientados de época en época, y de acuerdo a las culturas que el Evangelio a afectado con la presencia de Jesús, y así, el brazo del Espíritu Santo está expendiendo más y más su poder para convencer a la humanidad perdida de que Jesús es el Hijo de Dios que vino desde el propio seno del Altísimo a traer redención.  Y hoy en las iglesias locales presentaremos esos principios con los cantos y la música que en esta época hombres y mujeres de Dios han compuesto para al Dios que reina hoy, a Jesús, por lo tanto Alégrense todos, en los cielos y aquí en la tierra, hoy y por mucho tiempo más digamos a las naciones ¡Jesucristo reina!

¿Por medio de que rendimos alabanza a nuestro Dios?

En Deuteronomio capítulo 10 versículos 14,17-18 la alabanza no es tan solo la venida de Dios a la presencia de los creyentes, es también la entrada de los creyentes a la presencia de Dios. La alabanza nos hace sensibles a Dios. Es reconocer los atributos por que es bueno y misericordioso, es la forma de mostrar agradecimiento ya sea por medio de:  Cánticos (Salmo 9:11), instrumentos musicales (Salmo 33:2), la alabanza universal (Salmo 67:3) que permanece para siempre (Hebreos 13:15), y además con todo lo que somos y tenemos (Proverbios 3:9).   Por lo tanto es la alabanza la expresión en la que rendimos a Dios nuestras vidas como pueblo.
 
La alabanza se expresa de muchas maneras. De acuerdo a estos pasajes, las distintas formas en las que se puede alabar al Señor son:
o    Salmo 9:1 “Te alabaré, oh Jehová, con todo mi corazón; Contaré todas tus maravillas.”  Contando maravillas de Dios: sus obras y proezas, mediante nuestras alabanzas.   
o    Salmo 95:1 “Venid, aclamemos alegremente a Jehová...”    Aclamando, uniendo nuestras palmas con nuestras palabras para glorificarle por Sus títulos, Sus facultades, Sus proezas, Su creación etc…
o    Salmo 104:33 “A Jehová cantaré en mi vida; A mi Dios cantaré salmos mientras viva.”, entonces es Cantando loores (palabras cantadas de la Biblia, especialmente los Salmos); himnos (composiciones que especialmente ensalzan a Jesús como Señor) Cánticos espirituales…
o    Salmo 134:2 “Alzad vuestras manos al santuario, y bendecid a Jehová”.  Levantando nuestras manos. De esta manera expresamos dependencia o victoria en el Señor.
o    Salmo 98:5-6 “Cantad salmos a Jehová con arpa; Con arpa y voz de cántico. Aclamad con trompetas y sonidos de bocina, Delante del rey Jehová.  Utilizando instrumentos musicales. Normalmente va acompañado por canciones, aunque no siempre es así.
o    Salmo 150:4 “Alaben su nombre con danza...”  Danzando. Esto es un símbolo de una verdad mayor, que toda nuestra vida, cuerpo, alma y espíritu, están dados al Señor en respuesta a Su amor.   Pero… aunque no hay evidencia de que la danza se realizó en el Templo o en el tabernáculo, sino en las plazas, en las calles para celebrar las victorias de Dios y Su pueblo.  En Éxodo 15:20 dice: “Entonces Miriam la profetisa, hermana de Aarón, tomó una pandereta, y mientras todas las mujeres la seguían danzando y tocando panderetas,” La danza fue una expresión de victoria y agradecimiento a Dios por alguna proeza que su pueblo hizo en algún momento, por ejemplo:
*      En el libro de 1 Samuel 6:5 “mientras David y todo el pueblo de Israel danzaban ante el Señor con gran entusiasmo y cantaban al son de arpas, liras, panderetas, sistros y címbalos.”
*      1 Samuel 21:11 y 29:5 “Los oficiales le dijeron a Aquis: —¿No es este David, el rey del país? ¿No es él por quien danzaban, y en los cantos decían: «Saúl destruyó a un ejército, pero David aniquiló a diez»? -- “¿Acaso no es éste el David por quien danzaban, y en sus cantos decían: «Saúl mató a sus miles; pero David, ¿a sus diez miles»?”
*      La danza fue practicada en adoración a otras deidades paganas:  Lo hicieron los judíos cuando adoraron el becerro de oro en Éxodo 32:19 leemos: “Cuando Moisés se acercó al campamento y vio el becerro y las danzas, ardió en ira y arrojó de sus manos las tablas de la ley, haciéndolas pedazos al pie del monte”.
*      También se danzaba en fiestas, reuniones sociales, o por cualquier otro motivo que no estaba relacionado con la fe:  Cantares 6:13 “Vuelve, Sulamita, vuelve; vuélvete a nosotros, ¡queremos contemplarte! El amado ¿Y por qué han de contemplar a la Sulamita, como en las danzas de los campamentos?”. En Job 21:11 “Dejan correr a sus niños como si fueran ovejas; sus pequeñuelos danzan alegres.”. En Jeremías 31:13 “Entonces las jóvenes danzarán con alegría, y los jóvenes junto con los ancianos. Convertiré su duelo en gozo, y los consolaré; transformaré su dolor en alegría.”
*      Hoy en día los hebreos mantienen la misma actitud, no existe evidencia certera de que se danza en las sinagogas (ni en el pasado –AT- en el templo o el tabernáculo), lo hacen al aire libre o en localidades por los mismos motivos que sus antepasados.
o    Romanos 12:1 “Así que, hermanos, os ruego por las misericordias de Dios, que presentéis vuestros cuerpos en sacrificio vivo, santo, agradable a Dios, que es vuestro culto racional.” Usando nuestra inteligencia y capacidades.  El uso de la razón es la herramienta más importante, yo diría “SOBRESALIENTE” para alabar a Dios.   Además, el raciocinio es la alabanza de un hijo de Dios que está vivo por el sacrificio y resurrección de Su Hijo Jesucristo, y estando vivo se ofrece a sí mismo a Dios en alabanza. Dice el SEÑOR en 1 Corintios 6:19 “¿Acaso no saben que su cuerpo es templo del Espíritu Santo, quien está en ustedes y al que han recibido de parte de Dios? Ustedes no son sus propios dueños…”


Entonces debemos tomar una decisión y aclarar nuestros conceptos
¿Dios habita en ti o en tu música cristiana? ¿Dios llena el edificio de tu iglesia o tu estas lleno? ¿te llenas de su presencia?  Redefinamos para nuestras iglesias las palabras “adoración y alabanza”:
  • Ambos términos no son música.
  • Alabanza es una actitud de gratitud en donde se reconoce y adora a DIOS; en Hebreos 13:15 dice: “Así que ofrezcamos continuamente a Dios, por medio de Jesucristo, un sacrificio de alabanza, es decir, el fruto de los labios que confiesan su nombre.” En Colosenses 3:16 dice: “Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza: instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría; canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón.”

También la música es importante en toda alabanza, pero toda alabanza se puede hacer sin música:  No hay muestra en la Biblia donde Jesús "ministrara" con música en el Monte de los Olivos o alguno de sus discípulos, donde Pablo cantase y tocase la guitarra a los Atenienses, etc. No debe haber nada en contra de la música, ella forma parte de la Creación Divina, ha sido el hombre quién ha degradado la música a expresiones vulgares y hasta diabólicas.   La música es muy importante en la alabanza, pero ella no es indispensable para cantarle a Dios.

Como ya hemos visto la alabanza es expresar nuestra gratitud a Dios y ensalzarle por lo que Él ha hecho y hace cada día:  en el libro 2 Crónicas 7:3 dice: “Al ver los israelitas que el fuego descendía y que la gloria del SEÑOR se posaba sobre el templo, cayeron de rodillas y, postrándose rostro en tierra, alabaron al SEÑOR diciendo: «El SEÑOR es bueno; su gran amor perdura para siempre.»” Hoy para las iglesias de Jesucristo, la iglesia local, no es pertinente ver una manifestación como las que presenció el pueblo de Israel en el pasado. La mayor manifestación que mueve nuestras vidas como pueblo de Dios a alabarle es la revelación de que Su Hijo, Jesucristo, murió por nosotros y que resucitó en victoria, ¡hoy vive nuestro Salvador! Y esto es suficiente para alabarle por siempre.

La alabanza es para Dios
La alabanza es para Dios. No para la gente. La alabanza ha resultado a veces mas como entretenimiento que adoración a Dios, o sea es más para la gente que para Dios. La alabanza en vez de ser una adoración a Dios en oportunidades se interpreta como crear música de tal forma que se desvíe en una catarsis (purificación o limpieza). Se busca una manipulación de emociones que alcanza a veces el hipnotismo, generando un efecto colectivo para crear ciertas emociones ante una inminente predica emocional. La gente aparentemente se "libera", "siente cosas". Y todo esto no es muy diferente a lo que sucede en conciertos seculares donde se generan emociones similares.

De nuevo, la alabanza es para Dios, no para sentir cosas bonitas. Allí está el problema. Ser artista cristiano es algo hermoso. Pero un músico no es diferente a un pintor. Son artistas. El arte cristiano es algo que está bien. De hecho, está bien sacar un lucro de tal habilidad artística. Hacer entretenimiento cristiano no es malo. Pero llamarlo ministerio y garantizar un resultado espiritual por comprar un CD o una entrada a un concierto en totalmente equivocado.

Expresemos pues con espíritu y verdad nuestra adoración a Dios en la alabanza


Comentarios

Entradas más populares de este blog

La Navidad según Juan (Juan 1:1-14)

  Juan 1:1-14   Mateo y Lucas escribieron acerca de los sucesos que rodearon el advenimiento del Mesías, antes, durante y después de nacer. Pero Marcos comienza sus escritos narrando el inicio del ministerio de Jesucristo, él escribe sobre Juan el Bautista con su mensaje y el bautismo de Cristo.   Juan inicia en su evangelio, en los primeros 14 versículos escribe el cuadro completo del plan de Dios para salvar a la humanidad de su pecado.   Juan destaca en esos versículos la eternidad y divinidad de Cristo, la visión de Dios al enviar a Su Hijo, y la misión de Cristo, el Hijo de Dios.   Falta una semana para la navidad, fecha donde supuestamente pensamos que Jesús nació; pero indiferentemente a eso lo más importante es analizar el porque de la navidad en el plan de Dios con el hombre y la mujer.     Hay aspectos relevantes que deben tomarse en cuenta para responder a la pregunta que la mayoría del hombre común se hace en relación a este hecho: ¿ Por

DIOS EN ESENCIA - Filipenses 2:13 -

Trataré aquí sobre los atributos y la naturaleza del Creador que están contenido en Filipenses 2:13, y basado en ese texto, hagamos una pregunta ¿Cómo es la Esencia de Dios que mora en mi vida?.    Dios ejerce en cada uno de sus hijos la acción de madurarlos desde su conversión en el primer día, hasta la plenitud del día de Jesucristo (Fil. 1:5, 6 “ 5 …por vuestra comunión en el evangelio, desde el primer día hasta ahora; 6 estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo; ), con este pasaje Pablo está instándonos a tener confianza, ya que Dios por medio del Espíritu Santo nos hace madurar paso a paso hasta el final. Ahora con Filipenses 2:13: “… porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.” , retoma la idea, y ahora se trata de una acción de Dios en el creyente, que es: 1.      en primer lugar , la convicción de la salvación, que viene del escuchar la Pal

La Iglesia en Su Regreso Apoc. 21:1-3

Para introducir este artículo quiero refrescar lo que vio el apóstol Juan en Patmos, cuando Jesús le revelaba la profecía apocalíptica; es en el capitulo 21 versículos 1 al 3 del libro de Apocalipsis o Revelación. Juan, el apóstol, narra su visión en Apocalipsis 19:6-7 diciendo: “ …oí una voz que parecía el rumor de una gran multitud, o el estruendo de muchas aguas, o el resonar de poderosos truenos, y decía: «¡Aleluya! ¡Reina ya el Señor, nuestro Dios Todopoderoso! ¡Regocijémonos y alegrémonos y démosle gloria! ¡Ha llegado el momento de las bodas del Cordero! Ya su esposa se ha preparado ”, También dice Juan que vio un cielo nuevo y una tierra nueva, pues ya el primer cielo y la primera tierra habían dejado de existir, lo mismo que el mar. Juan dice que vio también la ciudad santa, la nueva Jerusalén, que bajaba del cielo donde vive Dios. El en esta visión observó que la ciudad parecía una novia vestida para su boda, lista para encontrarse con su novio. Y también oyó el apóstol